Elizabeth Ann, hija del barón Collet, es presentada en la alta sociedad inglesa de 1860 en la fiesta inaugural de temporada de Almack’s, preludio de las ofertas de matrimonio de los más distinguidos solteros de Londres. Allí asiste, junto a su pareja asignada en el baile, Benjamin Rowlands, a una comprometedora conversación entre su padre y Barbara Masefield: tan deseada en secreto como públicamente repudiada por las figuras de esa sociedad conservadora. Obsesionado con seducirla, Benjamin utilizará este episodio para chantajear a la joven que ve desmoronarse en una trama de intereses su concepción del mundo y el amor. Pero el reencuentro con Barbara, activista política de ideas radicalmente opuestas a las que el barón defiende en el Parlamento, da un giro a su vida y la inicia en un camino de aceptación personal. Guiada por ella, Elizabeth comienza a participar de forma clandestina en la Asociación para la promoción del empleo de las mujeres, en Langham Place, convirtiendo así su sueño de acceder a la Universidad en una cruzada conjunta al lado de otras mujeres también dispuestas a luchar hasta las últimas consecuencias por sus derechos y su libertad. Aunque en la conquista de la felicidad sólo triunfa el más fuerte. Y Elizabeth tendrá que enfrentar una espiral de sacrificio, muerte y venganza, adentrándose junto a Barbara en un combate heróico más allá de la ética y la supervivencia.

Portada de 'El Renacimiento de Eva'